La unión hace la fuerza (3º ESO)

BUENOS DÍAS…
Los alumnos de 3ºESO B, queremos compartir con vosotros estos buenos dias. Os voy a contar una historia que se llama “la union hace la fuerza”:

Los hijos de un labrador no hacían más que pelearse. Peleaban por cosas sin importancia, como quién era el mejor montando a caballo y otras tantas cosas. Para ponerle fin a esta situación, el labrador decidió darles una buena lección.–Junten palitos y tráiganlos aquí –les ordenó.
Los muchachos obedecieron a regañadientes y cuando estuvieron nuevamente ante su padre, éste les dijo:–Junten todos los palitos y atenlos fuertemente con esta cuerda.
Los muchachos hicieron lo que su padre les pidió.
–Veamos ahora quién es el más fuerte de los dos. Traten de partir este grupo de palitos.Los hijos del labrador se dedicaron a ello con mucho empeño, poniendo los pies sobre el los palitos y usando todas sus fuerzas, primero por turnos y luego los dos juntos, y no pudieron partirlos por más que lo intentaron. Derrotados, le declararon a su padre que esto era imposible.–Desaten los palitos y traten ahora de partirlos uno por uno –les pidió.
No les costó mucho trabajo cumplir esta orden. A los pocos minutos todos los palitos estaban partidos.–Lo mismo que les acaba de pasar a estos débiles palitos le puede pasar a cualquiera de nosotros si nos separamos. La pelea no conviene cuando se trabaja por una misma causa. Si nos unimos, en cambio, seremos muy fuertes y resistentes y nadie podrá hacernos daño con facilidad –sentenció el labrador, con una sonrisa de satisfacción en los labios-.Con este cuento os queremos transmitir el espiritu de las naciones unidas, que consiste en que juntos podemos hacer mucho más que solos.De hecho, las naciones unidas surgieron para trabajar juntos por un munod mejor en cosas como la cooperación internacional, la paz, el desarrollo y la promoción de los derechos humanos, velando siempre por el bien común.En estos buenos días, os invitamos a promover siempre en bien común, a mirar por las personas que más lo necesitan, especialmente por las más cercanas.Terminamos estos buenos días pidiéndoselo a Dios con la siguiente oración: Padrenuestro…

¡Feliz día para todos!