Objetivos Generales

OBJETIVOS GENERALES:

  • Fomentar la identificación con el Colegio y el sentido de pertenencia a él como fuerzas ilusionadoras en todos los sectores y acciones del mismo.
  • Mejorar los medios de acción educativa para el progreso académico y el cultivo de la aptitudes y del juicio de los alumnos/as, según sus posibilidades y las exigencias de su edad.
  • Cultivar un clima comunitario de ilusión y amistad que favorezca la educación y haga más agradable vivir y trabajar en el Colegio.
  • Constituir vínculos cada vez más fuertes entre familia y colegio.


OBJETIVOS CONCRETOS:

 EQUIPO DIRECTIVO:

  • Fomentar el trabajo en equipo de todos los estamentos de la Comunidad Educativa, facilitando en todo momento el flujo de la información.
  • Cuidar con esmero la formación del profesorado en una línea de puesta al día en las nuevas técnicas educativas derivadas de la aplicación de la LOE.
  • Potenciar las actividades extraescolares libres o complementarias facilitando la participación en ellas de todos los alumnos.

 PROFESORES:

  • Participar activamente en las acciones de puesta al día que se programen en el Colegio.
  • Preocuparse por potenciar el trabajo en equipo con sus compañeros de trabajo, el equipo directivo u otros estamentos de la Comunidad Educativa.
  • Estimular el hábito de la investigación y la búsqueda inquieta de la VERDAD.
  • Desarrollar las tareas educativas propias y los trabajos encomendados con responsabilidad y competencia

 ALUMNOS:

  • Estimar gozosamente el progreso en su aprendizaje y el crecimiento en edad, valores y estilo.
  • Ejercer alegremente la responsabilidad consciente en la vida y el trabajo escolares sin timidez ni falsedad.
  • Asumir roles activos en la organización de su clase y en las actividades para sus compañeros y para los alumnos más pequeños.
  • Educar a los alumnos desde el respeto y el diálogo a unas normas de convivencia que nos ayuden en nuestra vida colegial.

  PADRES:

  • Interesarse por la vida, el trabajo y la actividad escolar del hijo.
  • Animar al hijo, con seriedad, a asumir su cuota de trabajo y responsabilidad en la familia.
  • No hacer entera dejación en los profesores de la entrañable e intransferible tarea paterna de educar, sobre todo en la vida diaria.